13/12/2021

Por qué elegir una construcción modular, la solución respetuosa con el medio ambiente que presenta una elevada tasa de crecimiento.

construccion modular vivienda

En Europa, la construcción industrializada presenta una elevada tasa de crecimiento, especialmente en zonas urbanas donde la necesidad de nuevas viviendas y equipamientos hace necesario el empleo de un sistema constructivo rápido, eficiente y de calidad. Las previsiones para el mercado mundial de la construcción modular hablan de un crecimiento en términos económicos cercano a los 143 millones de euros en 2023.

 Una tendencia que también podemos ver en España. Tras la pandemia por la Covid-19, el mercado de la construcción modular ha experimentado una tendencia al alza. En nuestro país, apenas una decena de empresas ofrecen módulos o paneles listos para ensamblarse, pero los acuerdos alcanzados con importantes actores del sector podrían inclinar la balanza en una dirección más favorable, iniciándose la expansión y consolidación de la construcción industrializada.

Pero, ¿cuáles son exactamente las ventajas de la construcción modular?

Por qué elegir una construcción modular

construccion modular

Ahorro de tiempo, dinero y energía

Entre las ventajas más notables de este método, frente a la construcción tradicional, destaca el notable ahorro de tiempo, dinero y energía a lo largo de todo el proceso, que, además, contribuye a la sostenibilidad del inmueble desde su origen hasta el final, facilitando su desmontaje y reciclaje de los distintos componentes.

Menos probabilidades de cometer errores durante la construcción

Durante la fabricación de los módulos o sistemas para la posterior construcción de los elementos del inmueble, se reduce notablemente la manipulación de los materiales. Además, al ser un proceso estandarizado y mucho más controlado, la cantidad de residuos generados o de energía consumida también baja. Y se minimiza la posibilidad de que se produzcan errores durante la construcción, ahorrando tiempo, costes y recursos.

Alta resistencia

Pese a los mitos que giran en torno a este tipo de construcciones, la realidad es que presentan una alta resistencia, de hecho son tan resistentes o más que las casas tradicionales, y se tarda menos tiempo en construirlas. Esta resistencia superior se debe a que la estructura esta sobredimensionada para soportar el izado y traslado de los módulos.

Más moderno y mayor calidad

En la construcción industrializada se emplean materiales más modernos y los controles de calidad son más estrictos. Tanto la construcción como los materiales pasan rigurosos controles. Esto hace que, por lo general, una casa modular sea, como decíamos, más resistente que una tradicional.

Por otro lado, existe una gran variedad de diseños personalizables, la construcción modular o industrializada permite realizar viviendas de cualquier tamaño, y estilo. El comprador elige entre diferentes diseños de casas y las configura a su gusto o realiza un proyecto a medida exclusivo.

Reducción de la huella ambiental

Pero la gran ventaja de la construcción modular tiene que ver con su bajo impacto medioambiental ya desde la fase de desarrollo del producto y durante el transporte y la instalación de los diferentes módulos, logrando la construcción de infraestructuras sólidas y de calidad en tiempo récord.

Según recoge el informe de Green Building Council España (GBCe) sobre Economía Circular en la Edificación, entre un 10% y un 15% de los materiales se desperdician durante el proceso constructivo y el 54% de los mismos no se reciclan y terminan en el vertedero.

La construcción modular podría ser la respuesta a este problema, ya que ofrece grandes ventajas desde el punto de vista medioambiental al permitir un mayor control del proceso, reduciendo el impacto del edificio a lo largo de toda su vida útil. Y al término de la misma, se pueden llegar a reciclar hasta el 60% de los materiales empleados en la ejecución del inmueble, dándoles una nueva vida.

Más valor, menos impacto

Al apostar por la creación y desarrollo de soluciones para la construcción industrializada se materializa el lema de la estrategia de sostenibilidad de Sika, “Más valor, menos impacto”, ya que este tipo de construcción reduce la huella ambiental del inmueble y aumenta su valor, al tiempo que se contribuye a la economía circular.

Desde la compañía se está realizando una labor decidida en aras de un futuro más sostenible, donde la descarbonización del parque edificado sea una realidad. En este sentido, se apuesta por la creación y desarrollo de soluciones optimizadas energéticamente, y comprometidas socialmente, priorizando la gestión de la energía, del agua y los residuos, y cuidando la seguridad ocupacional. Gracias a la aplicación de esta estrategia, Sika ha evitado la emisión de 1.200 Tn de CO2 en 2020, el equivalente a plantar 62 millones de árboles.

En esta línea, la construcción modular o industrializada se perfila como una de las líneas de negocio más adecuadas para alcanzar el reto de cero carbono en los edificios.

A estas ventajas, inherentes al concepto de construcción modular, se suman las ventajas que aportan las soluciones de Sika: protección frente al fuego, mayor solidez estructural por el uso de adhesivos, mejora de la salud y el confort gracias a los sistemas para SATE y aislamiento acústico, y, por supuesto, la alta calidad de los productos Sika, que cumplen estrictamente con lo requerido por la normativa vigente.