La construcción con hormigón proyectado se utiliza en diferentes tipos de proyecto. La flexibilidad y la economía de este material salen a relucir tanto en construcciones en superficiales como subterréneas (ej. túneles). Los siguientes usos están muy extendidos:

  • estabilización de excavaciones en túneles y construcción subterránea
  • estabilización de desniveles y en apertura de zanjas
  • túneles y revestimiento de cámaras subterráneas
  • revestimientos de protección
  • estabilización en la construcción de minas y galerías
  • capas de rodadura
  • reparación de hormigón (sustitución refuerzo de hormigón)
  • estructuras especiales ligeras de soporte de carga
  • restauración de edificios históricos  (estructuras de piedra)
  • aplicaciones creativas
  • trabajos de sellado
  • construcción de piscinas

En términos de importancia, la reparación de túneles, minería y cemento encabezan la lista. En túneles y minería, los usos principales son la estabilización de la excavación y el revestimiento por arco temporal o permanente. El hormigón proyectado también se utiliza para otros trabajos de hormigonado apropiados.

Las grandes hoquedades suelen rellenarse con proyección, por ejemplo. El Hormigón proyectado ha confirmado y fortalecido su posición en los procesos de revestimiento de segmento de túnel (tubbing) y anillos interiores de hormigón como el principal método de hormigonado. Los límites de su uso se encuentran en las interfaces técnicas y económicas con los otros procesos de hormigonado y/o métodos de construcción.