Desarrollo de Resistencia Temprana

Para el desarrollo de gran resistencia inicial se han de cumplir con ciertas variables necesarias, dependiendo en gran medida en el punto de uso del hormigón o mortero proyectado. Se distingue entre:

  • desarrollo de fuerza inicial en el rango de unos pocos minutos a aproximadamente 1 hora
  • desarrollo de fuerza inicial en el rango de entre 1 hora hasta máximo 1 día

Después de ello, se produce un desarrollo normal de la fuerza requerida, comparable con la del hormigón estructural. El desarrollo de la resistencia se ve influido por los mismos factores:

  • tipo de agregado
  • tipo de cemento y contenido
  • contenido en agua
  • temperaturas del hormigón y del entorno (soporte y ambiente)
  • grosor de capa
  • En el hormigón proyectado hay una influencia importante del acelerante, que sirve para incrementar notablemente la reistencia en los primeros minutos hasta las primeras horas.

El hormigón proyectado se utiliza principalmente para la estabilización, pero también con frecuencia para rellenar cavidades. Sobre todo para rocas, suelo y requerimientos de proyección, especialmente crucial en aquellos casos de desarrollo de fuerza inicial alto o muy alto.

Desarrollo de Resistencia Muy Temprana

En los primeros minutos después de la aplicación del hormigón proyectado, la fuerza adhesiva es decisiva. Tiene una gran influencia la dosificación exacta de la cantidad de aire. Se determina la tasa de aplicación (espesor). La consecuencia de la insuficiencia de aire es la falta de compactación del hormigón que a su vez influye negativamente en la resistencia final del material pulverizado.

Demasiado aire produce mucho polvo y altas pérdidas de rebote. Las partículas de cemento fino y acelerantes perdidas en el polvo son componentes importantes que faltan para el desarrollo óptimo de la resistencia. La emisión de polvo también se debe evitar en la medida de lo posible por razones de higiene en el trabajo (protección de la salud).

En cualquier caso, nunca es posible aplicar más hormigón proyectado del que el soporte es capaz de absorber, incluso como fuerza de tracción inicial en la superficie. El desarrollo de la resistencia inicial muy alta determina la velocidad de avance y por lo tanto el rendimiento del aplicador.

Una resistencia a la compresión medible se obtiene después de aproximadamente 1 hora (en casos especiales o en la estabilización inmediata después de sólo unos pocos minutos). Este desarrollo de la resistencia determina cuando se puede seguir avanzando, es decir, el progreso del túnel