El proceso de hormigón proyectado por Vía Seca significa la entrega (transporte) de un hormigón proyectado premezclado compuesto de áridos, cemento y mezclas de aditivos, pero sin agua de amasado. Esta formulación de premezclado es o bien completamente seca (horno seco) o se humedece por al agua inherente en el agregado.

Para la operación de proyección, el hormigón seco se mezcla con agua y acelerante de hormigón proyectado y luego se aplica. En lugar de los acelerantes, se pueden usar cementos de endurecimiento rápido especiales que se ajustan en un tiempo muy corto después de humedecer con agua. El proceso de densidad y flujo fino debe ser utilizado para el lanzado del hormigón proyectado seco. Este sistema es un proceso que ha demostrado mucho éxito, pero está siendo constantemente desarrollado y mejorado.

Usos

El Hormigón proyectado en seco se utiliza siempre cuando se requieren cantidades pequeñas y la resistencia inicial temprana o muy temprana es necesaria, por ejemplo, para el sellado preliminar contra la penetración de agua con gunitas. Al final, la elección del proceso también se determina por las preferencias del aplicador.

Las aplicaciones de hormigón proyectado por vía seca y gunitas premezcladas:

  • reparaciones de hormigón
  • sellado preliminar contra infiltraciones
  • trabajos de proyección medios
  • trabajos de impermeabilzación
  • conceptos logísticos independientes del tiempo (almacenamiento local)

Ventajas

Las ventajas del hormigón proyectado por vía seca residen en su flexibilidad. Es el método tradicional de aplicación de hormigón proyectado y el más conocido en todo el mundo.

  • resistencia incial muy alta para sellado preliminar y estabilización
  • tiempo de retención casi ilimitado (disponibilidad) del silo de material almacenado
  • sin desperdicio de agua

Utilizando hormigón proyectado por vía seca, la economía se ve afectada por las altas cantidades de rebote, la generación de polvo y los costes de desgaste superiores.