Reducir el rebote durante el proceso de proyección es uno de los retos más complejos en el proceso. Los condicionantes son tan diversos que es difícil hacer un control sistemático. El factor más importante es el operador. Su habilidad técnica y experiencia infuye mucho en el rebote. Ésto tiene una importancia logística y económica porque cada tonelada de rebote implica el doble de trabajo.

Factores que influyen en la cantidad de rebote:

  • Experiencia y habilidad técnica del operario
  • direción de la proyección (arriba, abajo, horizontalmente)
  • parámetros del proyectado (presión del aire, tipo de boquilla. potencia de salida)
  • proceso (hormigón proyectado seco/húmedo)
  • diseño de mezcla (agregados, curva granulométrica, acelerantes, fibras, ligantes)
  • rendimiento (resistencia muy temprana, resistencia adhesiva, grosor)
  • condiciones del soporte (regularidad, capacidad de adhesión)
yes
Influencias en el rebote

El rebote cambia durante el proceso de proyección. En los primeros minutos, es principalmente los grandes agregados los causantes porque se debe formar una fina capa adherente sobre el soporte, todos los componentes en la mezcla de rebote. La cantidad de rebote puede ser controlada a través de la resistencia adhesiva del hormigón.

 

Cantidad de Rebote
Sin medidas separadas del rebote bajo las condiciones imperantes del lugar, la cantidad sólo puede ser aproximada:

  • rebote con hormigón proyectado seco del 20 – 30 % para aplicaciones verticales ascendentes
  • rebote con un hormigón proyectado húmedo del 5 – 15 % para aplicaciones verticales ascendentes

Reutilización / Deshecho
En principio, el rebote del hormigón significa material resiclabe con todos los componentes de la mezcla original. Sin embargo, puede estar contaminado por las condiciones del lugar de trabajo. Al igual que el hormigón estructural. una pequeña proporción de entre el 10 – 20 % max. del hormigón proyectado tratado puede ser correctamente reutilizado.