El hormigón o mortero proyectado se aplica en capas, o bien en la misma operación proyectando repetidamente en el mismo área, o en una operación posterior después de una parada. Después de una parada prolongada la superficie debe ser limpiada y humedecidad de nuevo. La cantidad aplicada en una operación depende de varios factores:

  • la fuerza adhesiva de la mezcla de hormigón proyectado
  • la naturaleza del soporte o capa base
  • proceso de proyección
  • potencia de salida de la proyección
  • dirección de la proyección (hacia arriba, horizontalmente)
  • obstrucciones (refuerzo/agua)
  • distancia entre la boquilla y el soporte

Una aproximación diferentes es requeridad para diferentes direcciones de proyección.
Cuando se proyecta hacia abajo, las capas pueden ser aplicadas con diferentes grososres. Hay que asegurar el rebote sea embebido o eliminado si no se queda en la superficie.

Cuando se proyecta horizontalmente, el grosos puede ser reconstruido gradualmente en capas finas, para aplicaciones gruesas o muy gruesas se puede aplicar desde abajo hacia arriba en capas. Aquí también el rebote debe ser quitado antes de aplicar la siguiente capa.

Para aplicaciones altas, el peso del material y la adhesión del hormigón proyectado interactuan mutuamente, por lo que se deben aplicar capas finas. Por regla general, una salida baja y capas finas provocan menos rebote, dando mejores resultados al final.

El hormigón proyectado debe ser aplicado en los ángulos correctos  hacia el soporte u hormigón. Ésto maximiza la adhesión y la compactación, y minimiza el rebote. El hormigón o mortero proyectado es aplicado manual o mecánicamente en movimientos circulares regulares por toda la superficie. El proyectado sobre el refuerzo es particularmente difícil y requiere experiencia porque se producen frecuentemente huecos. Ésto se soluciona utilizando hormigón proyectado reforzado con fibras de acero.

La distancia óptima para proyectar es entre 1.2 y 1.5 meters, pero se puede ampliara a un rango de 1 ó 2 metros. A mayores distancias, el rebote y la generación de polvo aumentan y se reduce la eficiencia de la aplicación.