Baja Consistencia y bombeabilidad son los criterios clave para la evaluación del hormigón fresco en aplicaciones proyectadas.

Baja consistencia
La consistencia del hormigón no debe ser confundida con la fluidez. La consistencia define la viscosidad del hormigón fresco. Cuanto más baja es, más fácilmente puede ser disuelta en el transformador de flujo en la boquilla, y más homogénea y eficientemente puede ser inyectado y despersado el acelerante.

Fluidez

La fluidez influye en la capacidad de llenado en contenedores remolcados para el transporte, y lo que es más importante, para el grado de llenado posible en los cilindros de las bombas de hormigón en la fase de admisión, afectando a la eficiencia en el bombeo.

Bombeabilidad
Las dos propiedades anteriores juntas son esenciales para la evaluación de la bombeabilidad del hormigón. Primero para la frecuencia de suministro y luego para los requerimientos de energía en el bombeo.

Para controlar estas propiedades del hormigón fresco, se pueden añadir aditivos especiales, sumados a la formulación estándar. El objetivo de todas estas medidas es la optimización de la establidad de la mezcla.

Contenido en Áridos Finos
El contenido de áridos finos (aquellos con volumen ≤ 0.125 mm por kg/m3) con respecto al volumen total (L/m3) tienen una importancia muy grande. El contenido mínimo requerido depende del método de proyección y la distancia, el tamaño de grano máximo y del tipo de agregado (redondos o triturados).

Sika® Stabilizer
Los estabilizadores como el Sika® Stabilizer mejoran la cohesión interna de la mezcla del hormigón y le dan más homogeneidad. Los estabilizadores se utilizan principalmente cuando el hormigón fresco tiene a separarse o segregarse, lo que no puede ser mejorado optimizando la mezcla en uso.

yes
SikaPump®

Tal y como sugiere el nombre, éste es un agente de bombeo utilizado para mejorar la bombeabilidad en procesos de proyección húmeda de fluído denso. Además, se mejora la "lubricación" de los tubos, con lo que se dá más continuidad al proceso y se reduce la energía y la presión requerida.